09 mayo 2012

¿Qué valor añadido tiene el periodismo?

En la industria de los medios el futuro pasa por crear valor. Robert Picard lo explica por extenso en su libro "Value Creation and The Future of News Organizations". Su valor es social y económico.
Picard explica que el periodismo no es importante en sí mismo, sino en tanto que ilustra al público, fomenta la interacción social y facilita la democracia. Por su parte, el valor económico tiene sus raíces en la riqueza y el intercambio.  
La dificultad y el coste de la publicación y distribución limitaban la cantidad de proveedores de contenidos. La escasez aumentaba el valor económico de los contenidos. Ese valor añadido ha desaparecido  porque existe mayor variedad de fuentes de información.
Los periodistas no son profesionales que sepan cosas que no sabe nadie más. El valor económico del periodismo no deriva de su propio conocimiento, sino de la transmisión de ese conocimiento a otros. 
Tradicionalmente, tres funciones y sus correspondientes habilidades han generado valor económico: el acceso a las fuentes, la determinación de la relevancia de la información y su expresión eficaz.
Un empleo bien remunerado requiere que quienes lo realicen tengan habilidades únicas. Sin embargo, la mayoría de los periodistas comparten las mismas habilidades, dan el mismo enfoque a los artículos, acuden las mismas fuentes, hacen preguntas similares y escriben artículos relativamente parecidos. El resultado es cada vez más de lo mismo.
El periodismo tiene que recoger, procesar y distribuir información de manera que los contenidos y servicios que proporcione a lectores, oyentes y espectadores no se puedan encontrar en otra parte. Y esto ha de aportar suficiente valor como para que los públicos estén dispuestos a pagar un precio razonable. Habrá que proporcionar informaciones y conocimientos que no sean accesibles por otras vías, de forma más útil y relevante.
Nos parece que la pregunta sobre el valor añadido que plantea Picard sirve también para otros sectores de la comunicación (publicidad, televisión, "relaciones públicas", industria editorial, etc.). No en vano los medios cada vez convergen más. Pero de eso hablaremos otro día.